¿Cuál es el papel de la tecnología digital en el desarrollo de un nuevo paradigma de Ciudad Inteligente, Sostenible y Creativa en una era post-COVID19?

Si tenemos en cuenta que los 140.000 millones de euros del histórico fondo de recuperación del Coronavirus de la UE que está recibiendo España no establecen ninguna reforma concreta, salvo que el dinero se destine a la transición verde y digital, entenderemos que se trata de una gran oportunidad para remodelar nuestro entorno urbano.

Como en cualquier otro momento de la historia, para lograr la llamada Ciudad Inteligente, Sostenible y Creativa necesitaremos utilizar las tecnologías de nuestro tiempo. En este mismo momento las tecnologías digitales de la información y la comunicación ofrecen un abanico de oportunidades que giran en torno a los siguientes vectores:

  1. Movilidad: debemos adoptar un nuevo paradigma derivado de la lucha contra el cambio climático que proponga nuevas soluciones basadas en infraestructuras tecnológicas, servicios compartidos y el abandono de vehículos propulsados ​​por gasolina.
  2. Consumo energético y transporte: debemos encontrar formas de mejorar nuestra eficiencia a través de nuevas formas de desplazamientos (coche compartido, bicicletas, vehículos eléctricos) y modos de vida (teletrabajo, abstenerse de viajar en avión, consumir localmente) para reducir nuestra huella de CO2.
  3. Reducción del consumo de agua y emisiones de residuos: debemos promover la economía circular y comprar bienes de calidad, reutilizables y duraderos que ofrezcan formas alternativas a la ropa de la denominda  «fast fashion» (moda rápida) o a productos con materiales como el plástico (botellas desechables )para reducir nuestro impacto en los ecosistemas.
  4. Tecnología e innovación: debemos desplegar soluciones de software y hardware para el bien público que conviertan a la ciudadanía en agentes capaces de comunicar sus necesidades y trabajar juntos en tiempo real por el bien público para así crear nuevas oportunidades de crecimiento económico (sin caer en la tentación de salvar empresas o sectores «zombie» como pide la hostelería) y que además sean capaces de responder a escenarios inciertos.
  5. Sociedad inteligente y ciudad colaborativa: debemos cambiar la adopción masiva por parte del público general de tecnologías como los «smartphones», para evitar la explotación y el consumismo promovido por redes oligopólicas como Facebook o Google y pasar a un uso responsable para así fomentar el empoderamiento de la ciudadanía en el ámbito público. De esta manera seremos capaces de promover procesos innovadores a través de aplicaciones que respeten la privacidad de los datos de los usuarios.
  6. Urbanismo y edificación: debemos centrarnos en la construcción de ciudades a escala humana para luchar contra las desigualdades, encontrar nuevas formas de promover la diversidad cultural y avanzar hacia un tipo de turismo sostenible.
  7. Gobernanza de código abierto: debemos cambiar las autoridades locales para poder enfrentar las grandes demandas de nuestro tiempo, acabar con la burocracia ineficaz, descentralizar la administración pública y abrir la legislación a la ciudadanía para que nuestra sabiduría colectiva pueda ser utilizada en beneficio de la toma de decisiones y mejorar la democracia que actualmente se encuentra gravemente erosionada por el descredito de la clase política.

Todo esto está alineado con la Agenda Estratégica de la UE 2019-2024 denominada DIGITALEUROPE, que cree que lo digital y la sostenibilidad deben trabajar de la mano al aprovechar las tecnologías emergentes como habilitadores clave para la sostenibilidad al tiempo que garantizan una digitalización viable.

¡Empecemos a trabajar lo antes posible en la construcción de este nuevo futuro urbano!


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad