Cuando baje la marea apocalíptico-pandémica, empresas, instituciones y adolescentes se encontrarán en una guerra sin cuartel por la atención ajena que le sobra a Charli. La mayoría se preguntará cómo lo hace para que 8 millones de personas están suscritos a un canal que propone contenidos como una sesión de cata de golosinas y casi 100 millones se interesen por un contenido en Tiktok, digamos que monótono (mientras engordan su audiencia).

Otra foto de Charli.

En el mundo post-covid muchos de los esfuerzos en Internet bailarán entre el deseo y los riesgos de ser como Charli. Los adolescentes se deprimirán. Las marcas buscarán réplicas locales más asequibles. Todas las generaciones posteriores a los millenials se preguntarán qué c*** hacen todos esos críos pegados al móvil que no están jugando en la calle.

¿Qué significa todo esto? No lo sabemos. Pero en Binari pensamos que merece la pena hablar sobre este tema. Quizá deberíamos proponer algún proyecto para hablar sobre este tema, qué significa y cómo podemos trabajar en beneficio de todos. O quizá deberías proponérnoslo tú.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad