Según el crítico cultural y cineasta Michael Betancourt vivimos en la era de la Nueva Estética, un novedoso marco conceptual que habla de la forma en que el universo digital e internet interactúan con el mundo físico.

A partir de la relación entre producción y control humano descrita por Karl Marx, las máquinas que actualmente identificamos con la Nueva Estética eliminan el elemento humano del trabajo directo en el proceso de producción, reemplazándolo por la automatización digital. Por ejemplo, el Centro de Servicios Compartidos de la NASA está adoptando la transformación digital para aumentar la fuerza laboral de hoy en día y, a través de la automatización, ya ha comenzado a revolucionar lo que significa ser un empleado al permitir que cuatro robots operen con números de seguridad social simulados con fines de acreditación.

Si bien durante décadas nos hemos acostumbrado a que cada sector laboral se identifique con un color de cuello particular (azul, verde, blanco), lo cual a su vez ha servido para intensificar la lucha de clases, ahora podemos estar contemplando la desaparición de estas categorías con la «economía sin cuello» que está siendo pavimentada por la revolución digital … Según los autores Samuel George y Felipe Buitrago, algunos de los profesionales tecnológicos más solicitados del mercado laboral actual (ingenieros de Big-Data o desarrolladores full-stack por ejemplo) están trabajando a través de empleos informales basados ​​en plataformas que no ofrecen contratos laborales tradicionales, y donde la APP con sus características propias de la economía de plataformas ejerce el papel de jefe (Upwork es un ejemplo). Las consecuencias de la digitalización en nuestras vidas no deben limitarse a los análisis académicos y debaten inescrutables, ya que la sociedad en general debe debatir sobre los cambios revolucionarios y exponenciales que anuncia la expansión de la economía digital.

El auge de la automatización y la inteligencia artificial puede requerir que las empresas reinventen los roles de las personas trabajadoras y las escuelas por lo tanto necesitarán graduar estudiantes con habilidades de nivel superior para administrar estas nuevas tecnologías emergentes. Según Glenn Marshall de la Association for Manufacturing Excellence (AME), las máquinas y los humanos pueden trabajar juntos si anticipamos los desafíos y ponemos en marcha los recursos y la gobernanza para que todos los elementos de la fuerza laboral híbrida sean exitosos.

Como este informe de Deloitte Insight establece, esta nueva tendencia de las personas trabajadoras sin color de cuello no se trata simplemente de implementar sistemas de inteligencia artificial y robots, se trata más bien de crear nuevas formas de trabajo dentro de una cultura de colaboración humano/máquina que incluye la gestión del talento mecánico y donde las empresas pueden tener que desarrollar enfoques completamente nuevos para la gestión de trabajadores y la mecanización de procesos. Entonces, a medida que la automatización y las tecnologías cognitivas ganen terreno, podremos comenzar a rediseñar los empleos y reimaginar cómo se realizará el trabajo en un entorno híbrido humano y máquina.

La emergente economía digital y la automatización presentan desafíos relacionados con la seguridad laboral, la atención médica y las prestaciones de jubilación. Es hora de diseñar un nuevo contrato social, porque si no presentamos modelos y soluciones creativas se corre el riesgo de un aumento sustancial del descontento ciudadano. Pero también existe un grave peligro de que los líderes políticos no comprendan la situación actual y agraven el problema al tomar decisiones mal informadas que desestabilizen la sociedad, agraven las tensiones económicas y promuevan medidas autoritarias para mantener el orden público.

Entonces, la pregunta aquí no es si los androides sueñan con ovejas eléctricas, sino si Karl Marx soñó con la inteligencia artificial…


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad